viernes, 28 de febrero de 2014

Ñus y cocodrilos

El titulo puede llevar a engaño, pero enseguida lo entenderéis. Un poco de música para acompañar.


                                 

Cuando no me queda más remedio que volar en cierta compañía aérea de la cual no voy a decir el nombre. La llamaremos Brian, en honor a los Monty Python, pues el caso también es de mucha risa.
                                                                                                             
             



El caso es que me encontraba yo, esperando para embarcar. Sentando tranquilamente con un colega que también volaba a el mismo lugar. Yo no suelo esperar de pie haciendo cola, paso de pelearme y estar una hora de pie. Solemos reservar el asiento, no tenemos que andar corriendo y esperamos al final. Pudimos apreciar, como las azafatas de dicha compañía recogían las tarjetas de embarque y se cercioraban de que las maletas de los viajeros no pasasen de las medidas estipuladas. Hay cubículos por varios sitios para que la gente compruebe las dimensiones. Hasta aquí todo normal. El caso es que veíamos el espectáculo en primer plano. Como los viajeros intentaban pasar las maletas de dimensiones superiores a las permitidas con distintas técnicas. Algunas de las cuales muy simpáticas, pero ineficaces.


Pues el personal de la aerolínea debe tener incentivos o participación de lo que saquen por recargos de facturación. Las señoritas suelen mirar a lo lejos por las filas para reconocer las maletas. De las cuales se deben estudiar hasta los catálogos de las marcas. Ademas de obligar a los viajeros a meter su maleta en un recuadro metálico de las dimensiones admitidas y todo aquel que no entre sacudirle el recargo pertinente. Que suele ser más caro que el viaje y si no paga no embarca. Muchas maletas se quedan atrapadas y sus asas arrancadas en el empeño del propietario primero en meterlas y luego conseguir sacarlas.
Esto me recuerda a los Ñus camino del Serengetti, emboscados por los cocodrilos. Los cocodrilos esperan tranquilos, saben que por allí tienen que pasar y caen seguro. Resistirse es inútil, paga y entras.



 Estas son algunas de las técnicas que pude observar: 
1 El parapeto:
Técnica mediante la cual es necesario al menos tres personas, suelen ejecutarla señoras de mediana edad, ( si, esas que corren con el carro lleno para llegar antes que tu a la cola del súper y no tener que esperar a que te cobren una barra de pan , pero tú si tengas que esperar por un carro lleno) el grupo de señoras, se acercan  a las azafatas. La de la maleta grande suele ir en medio, entre las tres tapan la maleta de la vista de la azafata. Que casualmente son las únicas que hablan castellano, el resto de las que hay en el avión son nativas del país de la aerolínea. Caray, para recaudar si que interesa que hablen el idioma nativo del lugar.
La azafata cual espadachín en un movimiento soberbio, deshace el grupo y manda meter la maleta de la señora del centro, en el exiguo cubículo de metal. No entra, a pagar y a la saca la pasta. Ruegos, protestas, pataleos, da igual, no paga, no entra.
2 La distracción:
Pareja con niños pequeños, se pone delante de las azafatas la madre trae todas las tarjetas y el padre pasa con las maletas. Un niño pequeño en los brazos de la madre le va dando las tarjetas a una de las azafatas. El padre ya esta por la mitad del pasillo, la otra azafata gira la cabeza observa y coge el teléfono. Al poco rato aparece el padre de nuevo detrás de una azafata que arrastra las maletas que exceden el tamaño. El hombre que creía que lo había logrado, tanto remar para morir en la playa.
3 El camuflaje:
Consiste en ponerle los abrigos encima para que no se vea el volumen de la maleta. Saque los abrigos introduzca la en la caja.
4 La que yo denomino " El bollito de canela" chico monillo llega a la puerta les sonríe, coquetea  con alguna frase simpática. Puede meter la maleta, por favor. El joven se agacha a intentarlo, mientras las simpáticas azafatas le sacan la radiografía del trasero. No, entra! inténtelo de nuevo, otra miradita! Pero no, a pasar por caja. Eso si, la sonrisita de las azafatas es lo que se lleva.
5 La sombra:
Pegarte mucho al pasajero que va delante, alguna vez tengo visto que coló.
Todo esto bajo la mirada de dos pasajeros que se reían y hacían comentarios.
"Mira se acerca, se prepara y zas!".
Otro!, otro!, otro!, gritaban las masas enfervorizadas. Que técnica!, que maestría! Con que suavidad y precisión, tamaña faena tardará en ser olvidada.

Al pasar nosotros con nuestras respectivas maletas de tamaño cabina, pues somos profesionales del enlatado aéreo. Las incitamos a que invitaran a algo, pues el botín del día sobresalía de la cartera, pero sin éxito.
Esta semana pasada viajé a Valencia y vi que pusieron una mampara que tapa la visión del mostrador de entrada. Así los ñus van al matadero sin enterarse y la carne está más tierna, pues no sufre estrés el animal.



Camino a la pista pues no se accede directamente al avión, se baja por unas escaleras un poco lúgubres ( para los de la LOGSE, un sitio mu oscuro). Entre las carreras del personal por pillar sitio juntos para poder meter la maleta y demás. Casi me llevan por delante y por no caer me agaché. Un viajero voló por encima de mi, se montó en un matrimonio que bajaba delante. Estos en los de delante y las piezas de dominó fueron bajando una tras otra.
Pero estos ñus son tan sufridos en su travesía al Masai Mara, que se levantaron sin emitir más sonido que, ¡corre que nos quedamos sin sitio!.

4 comentarios:

" escaleras un poco lúgubres ( para los de la LOGSE, un sitio mu oscuro)"

Me parto :-)))))))))

Jajaja,tienes que hacer más post de estos,estoy llorando de la risa!!!Me ha encantado lo del bollito de canela...la próxima vez que te vea no podré evitar acordarme de los ñus XD

Publicar un comentario