miércoles, 5 de febrero de 2014

Vente a Alemania Pepe II

Ha sido imposible colgar algo desde Alemania, poco tiempo disponible y baja calidad de señal de internet en los hoteles. Lo que pretendía que fuera un diario de viaje, se ha convertido en unas notas en la libreta. A toda prisa, en medio de las catas de un montón de vinos catados en cada bodega. Un pedazo de viaje, el que nos hemos marcado unos amigos y yo. Todos muy fanáticos de los vinos alemanes, grandes conocedores de las añadas y bodegas que pretendíamos visitar. Alternamos bodegas consagradas, con viticultores con mucho futuro. Curiosamente estos son los que más nos han sorprendido.


La verdad es que los bodegueros han flipado con nosotros, no se podían creer los pedazo frikis que les entraban por la puerta. Cargados de libretas, sacando fotos a todo y comentando los vinos , añadas, zonas, pagos, etc. Que año era mejor para cada pago y zona, en comparación con otras.
Si a esto le sumamos los montones de fotos de catas que hacemos de esos vinos, los bodegueros quedaban impresionados.
Hemos comido, merendado y cenado con los bodegueros, tanto en las bodegas, restaurantes,viñedos míticos y en sus propias casas. Nos han tratado genial, han sido muy cercanos y entrañables. No nos colocaron la típica visita de turista, ya que previamente el alma mater del viaje nuestro amigo Alvaro "El canitas" había contactado y explicado quienes querían visitarles. Algunos ya nos conocían, de anteriores incursiones, otros recomendados por el importador Michael Wöhr de Vins alemanys.
 Teníamos mucho interés por saber como es la cantera de los nuevos elaboradores.



Hemos disfrutado muchísimo con los vinos, la afilada acidez me ha afectado algo al estomago y la sensibilidad en los dientes, (prepararos para los afilados vinos de la añada 2013). Después de cerca de 200 vinos, creo que sacamos una radiografía bastante precisa de la zona y sus vinos. Durante las cenas, en los restaurantes pudimos acercarnos a otras bodegas recomendados por los sumilleres.
 Las pendientes imposibles, su viticultura, como elaboran. Conocer de primera mano esos vinos, que tan extraños le parecen a la gente en general y que asumen que Alemania solo es país de cervezas.


En fin aprendimos mucho, de una variedad bastante desconocida en nuestro país ,de los grandes vinos que se hacen con ella y lo bien que envejecen.
                     

1 comentarios:

Uno de esos viajes que uno difícilmente olvidará. Ha sido un auténtico Master en Riesling alemán. Si ya viajamos enamorados de la "Diva", venimos absolutamente prendados de estos viñedos imposibles, de la viticultura extrema, de la plasticidad del entorno y del tremendo potencial que atesoran las nuevas generaciones de productores. Para mi es un auténtico privilegio viajar con amigos y profesionales como tú Sebio, Xurso Alba, Nacho León, Cesar Mendez, Ismael Gozalo y el resto de la cuadrilla de auténticos "flipaos" por el Vino. Que la fiesta no decaiga ...

Publicar un comentario